jueves, 18 de agosto de 2011

¡Sid Hamed Bouziane ha sido puesto en libertad!

Sid Hamed Bouziane, ciudadano argelino de 28 años, salió ayer miércoles del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga, después de que el Gobierno revocase la orden de expulsión que pesaba sobre él. Bouziane se había casado la semana pasada con Candela, una cordobesa simpatizante de los indignados, y este jueves está previsto que firme los papeles del matrimonio. La revocación de la expulsión de Bouziane se produjo tras 11 días de intensas protestas por parte del Movimiento 15-M en Málaga.

Los indignados protestaban contra un controvertido centro de internamiento cuyo cierre ha sido reiteradamente solicitado por asociaciones de derechos humanos, por todos los partidos políticos en Málaga (el Ayuntamiento aprobó por unanimidad una moción en este sentido) y por el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo.
Bouziane ha escrito una carta de agradecimiento, hecha pública este jueves por el Movimiento 15-M en el que agradece al movimiento del 15-M y a su abogado.

En declaraciones a Público, el abogado de Bouziane, José Cosín, afirmó la semana pasada que expulsar a su cliente de España y llevarlo a Argelia sería "condenarlo a muerte". Bouziane, que ahora trabajará en una tetería de Córdoba, es el menor de una familia muy numerosa. Según su propio testimonio, sus cuatro hermanos mayores pertenecían al grupo A.I.S. (Ejército Islámico de Salvación), que luchaba contra el régimen argelino hasta que en el año 2000 abandonó las armas y sus miembros fueron amnistiados por el gobierno. Sin embargo, algunos formaron una facción salafista contra el régimen y continuaron la lucha. A tres de sus hermanos los mató el Estado argelino y el cuarto se encuentra en paradero desconocido.
Los servicios secretos argelinos recurrieron entonces a Bouziane para infiltrarse en el grupo armado y lo retuvieron en tres ocasiones. Finalmente se vio obligado a aceptar las órdenes de infiltrarse para que lo soltaran, momento que aprovechó para coger una patera y cruzar el mar hasta llegar a España, en el año 2008. En Argelia ha dejado a su madre y a sus dos hermanas, cuya situación "ha empeorado aún más" desde que su caso saltase a la prensa de su país, según Cosín.

miércoles, 17 de agosto de 2011

La nueva lucha anticorrupción de Dilma Roussef

La gran lucha de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, contra la corrupción sigue en el país atacándose esta vez a las empresas del sector químico. Esta nueva acción se llama Operación Alquimia y es una de las acciones anticorrupción más imponentes de los últimos años realizadas por la Policía Federal en 18 Estados del país
Ha sido organizada conjuntamente con el Ministerio de Hacienda y abarca acusaciones graves por fraude fiscal a 300 empresas del sector químico.

Según los 500 policías movilizados para la operación, esas 300 empresas "se enriquecieron a costa de graves lesiones a las arcas públicas del Estado". La finalidad de esta operación es recuperar más de mil millones de reales que esas compañías defraudaron al estado especialmente creando empresas de fachada o enviando dinero a paraísos fiscales. Son acusadas, entre otros crímenes, de ocultaciones fiscales, lavado de dinero, falsedad ideológica y formación de cuadrilla.


Por el momento, han sido detenidos 31 sospechosos de corrupción, aunque la policía ha emitido una orden de búsqueda y captura de, al menos, 129 personas más. Las autoridades ya han empezado a secuestrar los bienes personales de 62 personas, que van desde coches de lujo, yates, aviones y equipos industriales hasta recursos financieros sospechosos de fraude.

Aunque se sospecha una nueva estrategia de Roussef para adueñarse del dinero público, esta operación ha recibido el aplauso de la gente de la calle ; y nosotros le deseamos suerte.
Leer el articulo completo

Un pequeño pueblo de Camboya abre su primer refugio para ancianos

Cham Bak, en la provincia oriental de Prey Veng, es un pequeño pueblo pobre y polvoriento. Pero a pesar de su miseria acaba de abrir el primer centro de acogida para ancianos en Camboya.

El “pueblo de la jubilación”, establecido en un edificio de ladrill,o acoge de momento a cinco camboyanos de entre 66 y 84 años de edad que hasta hace poco vivían en la calle.

Pin Yon, de 84 años y su mujer Som In de 82 son los felices beneficiarios de este centro que les ha permitido dejar de labrar todos los días su pequeño pedazo de tierra para sacar a penas de qué comer y acabar su vida de forma digna.

Hay que saber que la mayor parte de la tercera edad en Camboya no recibe ningún tipo de pensión ni ingresos y se ve obligada muchas veces a trabajar principalmente en el campo o a mendigar.
La cultura camboyana establece que los hijos se ocupen de los padres cuando éstos son mayores y no pueden trabajar, pero la crisis económica ha llevado a muchos jóvenes a buscar ocupación en las grandes ciudades o en otros países, dejando a sus padres solos.

Ahora este centro vive de la caridad y muchos vecinos de la localidad acudan casi todos los días para cocinar, servir la comida o limpiar las instalaciones.
Los beneficios extraídos de los campos asociados al centro se reparten entre todos, lo que ayuda a aliviar la pobreza de la comunidad.
"Los ancianos piden muy poco y con menos de un dólar diario viven bien. ¿Cómo no vamos a ayudarlos?", concluye Kim Vuthy, un joven de 29 años que fue el principal impulsor de este centro.

Link hacia el articulo completo : http://www.elmundo.es/elmundo/2011/08/17/solidaridad/1313571326.html

miércoles, 10 de agosto de 2011

Unas camisetas antifascistas en un festival de ultraderecha



Los asistentes a un concierto de ultraderecha en Alemania recibieron unas camisetas muy sorprendentes.

Por participar a este festival se le regalaron unas camisetas poniendo “rebeldes duros”junto a un cráneo y banderas nacionalistas. Pero la gran sorpresa llegó al lavarla en casa dónde descubrieron que la camiseta había cambiado por completo y ponía el mensaje de un grupo que ofrecía ayuda para alejar a los extremistas de la ultraderecha de la escena neonazi. "Si tu camiseta puede hacerlo, tú también puedes - te ayudaremos a alejarte de la extrema derecha", decía el eslogan de las camisetas tras el primer lavado.

Se entregaron 250 camisetas en un concierto "Rock for Germany" en Gera, después de ser donadas de forma anónima por EXIT, un grupo que ayuda a las personas para desvincularse de la ultraderecha. La idea según el fundador, Bernd Wagner era dar a conocer su programa “especialmente entre los jóvenes y menos comprometidos".

Me parece una idea muy ingeniosa aunque el organizador del festival Gordon Richter del partido ultraderechista NPD dijo que el truco había sido una pérdida de dinero. Hay que intentar lo que sea para concienciar a estos jóvenes que muy pronto cogen mal camino. Yo digo chapo!!