martes, 25 de mayo de 2010

Baja la mortalidad infantil en los países más pobres

Un estudio, publicado en Internet por The Lancet, afirma que la mortalidad de los niños de menos de 5 años ha bajado de forma muy significativa en los países más pobres del mundo. Según esta publicación en 1990 fueron 11,9 millones muertos y en 2010 se estima los fallecimientos a 7,7 millones.

Según los datos aportados por Christopher Murray del Instituto de Evaluación y datos sobre la Salud (Universidad de Washington en Seattle), entre 1970 y 2010 la tasa de mortalidad de esta parte de la población ha descendido un 60%.

Un dato notable. Si en 1970 había 40 países con una mortalidad infantil de 200 muertes por 1000 nacimientos, en 2010 ya no hay ninguno.

Los científicos atribuyen esta caída de la mortalidad a los esfuerzos en cuanto a la inmunización, a las mosquiteras fabricadas con productos permitiendo luchar contra el paludismo, los tratamientos para evitar las transmisiones del sida de la madre al niño y la distribución de medicamentos.

Este dato nos aporta un avance a nivel mundial aunque no hay que olvidar que en la actualidad la enorme tasa de la natalidad en países pobres acarrea un problema aún mayor -la sobrepoblación-. La enorme tasa de natalidad en estos países se debe principalmente a la falta de información y medios provocada por la demagogia religiosa y cultural. Esto se traduce en que las madres no pueden decidir por si mismas tener o no a su hijo.

Es importante que los niños que nazcan no fallezcan, pero a la misma vez hay que darles los instrumentos a las futuras mamás para que escojan tomar libremente esta decisión tan importante para sus vidas.

De todos modos, esperamos que los recién nacidos sigan sobreviviendo y que podamos anunciar más progresos en los años venideros. Que falta nos hace.

No hay comentarios: